¿Qué hacemos?

En El Gronxador llevamos a cabo sesiones terapéuticas para mejorar el desarrollo infantil. Trabajamos a partir de la Integración Sensorial; el proceso neurológico que permite a la persona percibir, organizar e interpretar la información que recibe del mundo exterior y de su cuerpo para poder responder adecuadamente (respuesta adaptativa). Este proceso se realiza automáticamente por nuestro sistema nervioso, sin ser conscientes.

Cuando un niño o joven, tiene alguna disfunción en la Integración Sensorial, no puede interpretar correctamente los estímulos sensoriales que le llegan, y a menudo reacciona de forma inadecuada: o bien desmesurada en relación al estímulo, o bien no respondiendo.

Nuestra intervención se centra en dos aspectos: la terapia de integración sensorial y la propia motivación por el juego. Nuestro objetivo es que el niño sienta, aprenda y madure a través del juego. Para conseguirlo disponemos de un espacio que ofrece estímulos vestibulares, propioceptivos, táctiles, visuales y auditivos. Después de una evaluación individualizada, se trabaja intermediado la estimulación para conseguir el óptimo desarrollo, y fomentar el mayor bienestar del niño o joven.

Beneficios de la terapia

Más capacidad para estar atento

Mejor capacidad de filtrar estímulos innecesarios.

Más control del propio cuerpo

Por lo tanto, menos necesitado de moverse.

Aumento de la autoestima

Disminuyen los problemas conductuales

Mejor coordinación ojo mano

Mejor coordinación motriz.

icones-07

Más control de la fueza

Aumento del tono muscular

Aumento del lenguaje y el habla

Cuando el niño/joven adquiere todas estas nuevas habilidades, su bienestar mejora porque se siente más competente en todos los ámbitos de la vida cotidiana y en especial con el escolar.

¿A quien podemos ayudar?

Niños y jóvenes que presenten una o más de las siguientes características:

Volver arriba